La Fe Bíblica

Just another WordPress.com weblog

¡Léalo y Créalo! Lectura Bíblica 27 de Jenero

Oseas 6

 1 Venid y volvamos a Jehová; porque él arrebató, y nos curará; hirió, y nos vendará.    2 Nos dará vida después de dos días; en el tercer día nos resucitará,(A) y viviremos delante de él.

    3 Y conoceremos, y proseguiremos en conocer a Jehová; como el alba está dispuesta su salida, y vendrá a nosotros como la lluvia, como la lluvia tardía y temprana a la tierra.

    4 ¿Qué haré a ti, Efraín? ¿Qué haré a ti, oh Judá? La piedad vuestra es como nube de la mañana, y como el rocío de la madrugada, que se desvanece.

    5 Por esta causa los corté por medio de los profetas, con las palabras de mi boca los maté; y tus juicios serán como luz que sale.

    6 Porque misericordia quiero, y no sacrificio,(B) y conocimiento de Dios más que holocaustos.

    7 Mas ellos, cual Adán, traspasaron el pacto; allí prevaricaron contra mí.

    8 Galaad, ciudad de hacedores de iniquidad, manchada de sangre.

    9 Y como ladrones que esperan a algún hombre, así una compañía de sacerdotes mata en el camino hacia Siquem; así cometieron abominación.

    10 En la casa de Israel he visto inmundicia; allí fornicó Efraín, y se contaminó Israel.

    11 Para ti también, oh Judá, está preparada una siega, cuando yo haga volver el cautiverio de mi pueblo.

   

Oseas 7

Iniquidad y rebelión de Israel

 1 Mientras curaba yo a Israel, se descubrió la iniquidad de Efraín, y las maldades de Samaria; porque hicieron engaño; y entra el ladrón, y el salteador despoja por fuera.    2 Y no consideran en su corazón que tengo en memoria toda su maldad; ahora les rodearán sus obras; delante de mí están.

    3 Con su maldad alegran al rey, y a los príncipes con sus mentiras.

    4 Todos ellos son adúlteros; son como horno encendido por el hornero, que cesa de avivar el fuego después que está hecha la masa, hasta que se haya leudado.

    5 En el día de nuestro rey los príncipes lo hicieron enfermar con copas de vino; extendió su mano con los escarnecedores.

    6 Aplicaron su corazón, semejante a un horno, a sus artificios; toda la noche duerme su hornero; a la mañana está encendido como llama de fuego.

    7 Todos ellos arden como un horno, y devoraron a sus jueces; cayeron todos sus reyes; no hay entre ellos quien a mí clame.

    8 Efraín se ha mezclado con los demás pueblos; Efraín fue torta no volteada.

    9 Devoraron extraños su fuerza, y él no lo supo; y aun canas le han cubierto, y él no lo supo.

    10 Y la soberbia de Israel testificará contra él en su cara; y no se volvieron a Jehová su Dios, ni lo buscaron con todo esto.

    11 Efraín fue como paloma incauta, sin entendimiento; llamarán a Egipto, acudirán a Asiria.

    12 Cuando fueren, tenderé sobre ellos mi red; les haré caer como aves del cielo; les castigaré conforme a lo que se ha anunciado en sus congregaciones.

    13 !!Ay de ellos! porque se apartaron de mí; destrucción vendrá sobre ellos, porque contra mí se rebelaron; yo los redimí, y ellos hablaron mentiras contra mí.

    14 Y no clamaron a mí con su corazón cuando gritaban sobre sus camas; para el trigo y el mosto se congregaron, se rebelaron contra mí.

    15 Y aunque yo los enseñé y fortalecí sus brazos, contra mí pensaron mal.

    16 Volvieron, pero no al Altísimo; fueron como arco engañoso; cayeron sus príncipes a espada por la soberbia de su lengua; esto será su escarnio en la tierra de Egipto.

   

Oseas 8

Reprensión de la idolatría de Israel

 1 Pon a tu boca trompeta. Como águila viene contra la casa de Jehová, porque traspasaron mi pacto, y se rebelaron contra mi ley.    2 A mí clamará Israel: Dios mío, te hemos conocido.

    3 Israel desechó el bien; enemigo lo perseguirá.

    4 Ellos establecieron reyes, pero no escogidos por mí; constituyeron príncipes, mas yo no lo supe; de su plata y de su oro hicieron ídolos para sí, para ser ellos mismos destruidos.

    5 Tu becerro, oh Samaria, te hizo alejarte; se encendió mi enojo contra ellos, hasta que no pudieron alcanzar purificación.

    6 Porque de Israel es también éste, y artífice lo hizo; no es Dios; por lo que será deshecho en pedazos el becerro de Samaria.

    7 Porque sembraron viento, y torbellino segarán; no tendrán mies, ni su espiga hará harina; y si la hiciere, extraños la comerán.

    8 Devorado será Israel; pronto será entre las naciones como vasija que no se estima.

    9 Porque ellos subieron a Asiria, como asno montés para sí solo; Efraín con salario alquiló amantes.

    10 Aunque alquilen entre las naciones, ahora las juntaré, y serán afligidos un poco de tiempo por la carga del rey y de los príncipes.

    11 Porque multiplicó Efraín altares para pecar, tuvo altares para pecar.

    12 Le escribí las grandezas de mi ley, y fueron tenidas por cosa extraña.

    13 En los sacrificios de mis ofrendas sacrificaron carne, y comieron; no los quiso Jehová; ahora se acordará de su iniquidad, y castigará su pecado; ellos volverán a Egipto.

    14 Olvidó, pues, Israel a su Hacedor, y edificó templos, y Judá multiplicó ciudades fortificadas; mas yo meteré fuego en sus ciudades, el cual consumirá sus palacios.

   

Cross references:

  1. Oseas 6:2 : Lc. 24.46; 1 Co. 15.4.
  2. Oseas 6:6 : Mt. 9.13; 12.7.

Salmos 34

 1 Bendeciré a Jehová en todo tiempo;
    Su alabanza estará de continuo en mi boca.

   
 2 En Jehová se gloriará mi alma;
    Lo oirán los mansos, y se alegrarán.

   
 3 Engrandeced a Jehová conmigo,
    Y exaltemos a una su nombre.

   
 4 Busqué a Jehová, y él me oyó,
    Y me libró de todos mis temores.

   
 5 Los que miraron a él fueron alumbrados,
    Y sus rostros no fueron avergonzados.

   
 6 Este pobre clamó, y le oyó Jehová,
    Y lo libró de todas sus angustias.

   
 7 El ángel de Jehová acampa alrededor de los que le temen,
    Y los defiende.

   
 8 Gustad, y ved que es bueno Jehová;(A)
    Dichoso el hombre que confía en él.

   
 9 Temed a Jehová, vosotros sus santos,
    Pues nada falta a los que le temen.

   
 10 Los leoncillos necesitan, y tienen hambre;
    Pero los que buscan a Jehová no tendrán falta de ningún bien.

   
 11 Venid, hijos, oídme;
    El temor de Jehová os enseñaré.

   
 12 ¿Quién es el hombre que desea vida,
    Que desea muchos días para ver el bien?

   
 13 Guarda tu lengua del mal,
    Y tus labios de hablar engaño.

   
 14 Apártate del mal, y haz el bien;
    Busca la paz, y síguela.

   
 15 Los ojos de Jehová están sobre los justos,
    Y atentos sus oídos al clamor de ellos.

   
 16 La ira de Jehová contra los que hacen mal,(B)
    Para cortar de la tierra la memoria de ellos.

   
 17 Claman los justos, y Jehová oye,
    Y los libra de todas sus angustias.

   
 18 Cercano está Jehová a los quebrantados de corazón;
    Y salva a los contritos de espíritu.

   
 19 Muchas son las aflicciones del justo,
    Pero de todas ellas le librará Jehová.

   
 20 El guarda todos sus huesos;
    Ni uno de ellos será quebrantado.(C)

   
 21 Matará al malo la maldad,
    Y los que aborrecen al justo serán condenados.

   
 22 Jehová redime el alma de sus siervos,
    Y no serán condenados cuantos en él confían.

   

Cross references:

  1. Salmos 34:8 : 1 P. 2.3.
  2. Salmos 34:16 : 1 P. 3.10-12.
  3. Salmos 34:20 : Ex. 12.46; Nm. 9.12; Jn. 19.36.

Proverbios 28

Proverbios antitéticos

 1 Huye el impío sin que nadie lo persiga;
    Mas el justo está confiado como un león.

   
 2 Por la rebelión de la tierra sus príncipes son muchos;
    Mas por el hombre entendido y sabio permanece estable.

   
 3 El hombre pobre y robador de los pobres
    Es como lluvia torrencial que deja sin pan.

   
 4 Los que dejan la ley alaban a los impíos;
    Mas los que la guardan contenderán con ellos.

   
 5 Los hombres malos no entienden el juicio;
    Mas los que buscan a Jehová entienden todas las cosas.

   
 6 Mejor es el pobre que camina en su integridad,
    Que el de perversos caminos y rico.

   
 7 El que guarda la ley es hijo prudente;
    Mas el que es compañero de glotones averg:uenza a su padre.

   
 8 El que aumenta sus riquezas con usura y crecido interés,
    Para aquel que se compadece de los pobres las aumenta.

   
 9 El que aparta su oído para no oír la ley,
    Su oración también es abominable.

   
 10 El que hace errar a los rectos por el mal camino,
    El caerá en su misma fosa;
    Mas los perfectos heredarán el bien.

   
 11 El hombre rico es sabio en su propia opinión;
    Mas el pobre entendido lo escudriña.

   
 12 Cuando los justos se alegran, grande es la gloria;
    Mas cuando se levantan los impíos, tienen que esconderse los hombres.

   
 13 El que encubre sus pecados no prosperará;
    Mas el que los confiesa y se aparta alcanzará misericordia.

   
 14 Bienaventurado el hombre que siempre teme a Dios;
    Mas el que endurece su corazón caerá en el mal.

   
 15 León rugiente y oso hambriento
    Es el príncipe impío sobre el pueblo pobre.

   
 16 El príncipe falto de entendimiento multiplicará la extorsión;
    Mas el que aborrece la avaricia prolongará sus días.

   
 17 El hombre cargado de la sangre de alguno
    Huirá hasta el sepulcro, y nadie le detendrá.

   
 18 El que en integridad camina será salvo;
    Mas el de perversos caminos caerá en alguno.

   
 19 El que labra su tierra se saciará de pan;
    Mas el que sigue a los ociosos se llenará de pobreza.

   
 20 El hombre de verdad tendrá muchas bendiciones;
    Mas el que se apresura a enriquecerse no será sin culpa.

   
 21 Hacer acepción de personas no es bueno;
    Hasta por un bocado de pan prevaricará el hombre.

   
 22 Se apresura a ser rico el avaro,
    Y no sabe que le ha de venir pobreza.

   
 23 El que reprende al hombre, hallará después mayor gracia
    Que el que lisonjea con la lengua.

   
 24 El que roba a su padre o a su madre, y dice que no es maldad,
    Compañero es del hombre destruidor.

   
 25 El altivo de ánimo suscita contiendas;
    Mas el que confía en Jehová prosperará.

   
 26 El que confía en su propio corazón es necio;
    Mas el que camina en sabiduría será librado.

   
 27 El que da al pobre no tendrá pobreza;
    Mas el que aparta sus ojos tendrá muchas maldiciones.

   
 28 Cuando los impíos son levantados se esconde el hombre;
    Mas cuando perecen, los justos se multiplican.

Hebreos 5

 1 Todo sumo sacerdote es un hombre elegido entre los demás conforme a la ley de Moisés, para que actúe en favor de ellos presentando ante Dios ofrendas y sacrificios por los pecados que hubieran cometido.

 2 El sumo sacerdote debe mostrarse paciente incluso con los más insensatos e ignorantes, dado que también él, en su condición de hombre, se halla sujeto a iguales debilidades que cualquier otro ser humano.

 3 Precisamente a causa de ellas está obligado a ofrecer sacrificios de expiación, tanto por sus propios pecados como por los del pueblo.

 4 Pero nadie puede atribuirse a sí mismo la dignidad de sumo sacerdote, sino sólo aquel que es llamado por Dios, como lo fue Aarón.

 5 Ni tan siquiera Cristo trató de glorificarse a sí mismo constituyéndose sumo sacerdote, sino que Dios, como leemos en las Escrituras, le dijo: Tú eres mi Hijo, yo te he engendrado hoy,

 6 o como afirma en otro lugar: Tú eres sacerdote perpetuosegún el rango de Melquisedec.

 7 Cristo, sin embargo, en el tiempo de su permanencia en este mundo ofreció ruegos y súplicas con gran clamor y lágrimas al único que podía librarlo de la muerte. Y sus oraciones fueron oídas por su ferviente deseo de obedecer a Dios.

 8 Así pues, incluso el Hijo de Dios hubo de aprender por experiencia lo que significa obedecer cuando la obediencia implica sufrimiento.

 9 Después de haber demostrado su perfección mediante esta experiencia, Jesús llegó a ser el autor de la salvación eterna para todos los que le obedecen.

 10 Y Dios le constituyó sumo sacerdote según el rango de Melquisedec.

Advertencia contra la apostasía

 11 Yo quisiera deciros mucho más en relación con este tema, pero me va a resultar difícil de explicar porque no estáis dispuestos a oir.

 12 Ya hace tiempo que sois creyentes y que, por ello, deberíais ser maestros y estar en condiciones de enseñar a otros. Pero, al contrario, tanto habéis retrocedido, que os es necesario volver otra vez a los más sencillos principios de la palabra de Dios. De tal modo os habéis debilitado, que de nuevo necesitáis tomar leche en lugar de alimento sólido;

 13 y los que necesitan alimentarse de leche para vivir son los niños de corta edad, incapacitados todavía para comprender lo correcto de un mensaje.

 14 El alimento sólido es propio de las personas adultas, que por su experiencia y por el entrenamiento de sus sentidos están ya en condiciones de distinguir entre el bien y el mal.

Hebreos 6

 1 Ahora, hermanos, ¡basta ya de permanecer siempre en las enseñanzas más elementales de la fe cristiana! Sigamos adelante y tratemos de alcanzar la madurez de nuestro conocimiento. No volvamos a echar de nuevo los cimientos de temas tales como el arrepentimiento de obras que llevan a la muerte, la fe en Dios,

 2 la instrucción sobre el bautismo, la imposición de manos, la resurrección de los muertos y el juicio eterno.

 3 Esto haremos, si Dios lo permite.

 4 Es inútil empeñarse en atraer de nuevo para el Señor a quienes, habiendo sido una vez iluminados por la luz del evangelio y gustado del don celestial de la salvación, y habiendo participado del Espíritu Santo

 5 y saboreado la palabra de Dios y los grandes poderes del mundo venidero,

 6 cayeron otra vez en la impiedad. Es imposible llevar de nuevo al arrepentimiento a esos que han vuelto a crucificar para sí mismos al Hijo de Dios, rechazándolo y exponiéndolo a la burla y la afrenta pública.

 7 Mirad, la tierra que recibe lluvia abundante y da una buena cosecha a quienes la trabajan, es una tierra bendecida por Dios;

 8 pero si es una tierra mala que solo produce espinos y cardos, no sirve para nada y acabará por ser quemada.

 9 Ahora bien, amados míos, aunque os he hablado en estos términos, estoy convencido de que a vosotros se os ha de aplicar lo mejor, lo que hemos dicho acerca de la salvación.

 10 Dios, que es justo, ¿cómo podría olvidarse de vuestra obra? ¿Cómo podría olvidarse del amor que habéis demostrado a su nombre, al poneros antes y seguir poniéndoos ahora al servicio de los demás hermanos en la fe?

 11 Lo que de veras anhelamos es que todos y cada uno de vosotros mantengáis durante toda vuestra vida la misma solicitud que hasta ahora habéis manifestado, y que obtengáis la recompensa esperada.

 12 Así pues, no dejéis que la pereza os domine, sino seguid diligentemente el ejemplo de aquellos que por su fe y su paciencia son herederos de las promesas de Dios.

La certeza de la promesa de Dios

 13 Mirad lo que ocurrió en el caso de Abraham: Cuando Dios le hizo la promesa, como no había ningún nombre mayor que el suyo por el cual jurar, juró por sí mismo

 14 que bendeciría mucho a Abraham y multiplicaría en gran manera su descendencia.

 15 Abraham esperó con paciencia, hasta que llegó el momento en que Dios cumplió lo que le había prometido.

 16 Sucede además que, cuando un hombre jura, apela a alguien superior a sí mismo con objeto de confirmar el juramento, el cual pone punto final a cualquier posible controversia.

 17 Pues bien, Dios quiso sujetarse a un juramento, para que los herederos de la promesa estuvieran totalmente seguros de que sería cumplida y de que nunca serían alterados los planes que tenía para ellos.

 18 De este modo, mediando el juramento, Dios nos garantiza doblemente su promesa, pues en ambas cosas es imposible que Dios mienta; y los que acudimos a él en busca de salvación, gozamos de un verdadero consuelo asiéndonos con toda seguridad a la esperanza puesta delante de nosotros.

 19 Esta esperanza cierta de salvación es para nuestra vida como un ancla segura y firme, que traspasa el velo y penetra hasta el interior,

 20 allí donde Jesús entró como precursor nuestro, constituido sumo sacerdote perpetuo según el rango de Melquisedec.

No comments yet»

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: