La Fe Bíblica

Just another WordPress.com weblog

¿Moriría Ud. por su Fe en Cristo Jesús?

Hechos Capítulo 7 de la Biblia de Estudio del Expositor nos demuestra el primero que murió por su Fe en Cristo Jesús:

CAPÍTULO 7(33 d.C.)LA DEFENSA DE ESTEBAN 

EL Sumo Sacerdote dijo entonces, ¿Es esto así? (¡Investigaba acerca de los cargos!)2 Y él (Esteban) dijo, Varones hermanos y padres, oíd (tiene la intención de dirigirse a la jerarquía religiosa de Israel); El Dios de la Gloria apareció a nuestro padre Abraham, estando en Mesopotamia, antes que morase en Harán (no nos explica exactamente la que fue esta apariencia, o visible o que el Señor había usado a alguien más para entregar el Mensaje; el lugar exacto en aquella tierra era Ur de los Caldeos [Gen. 15:7]), 3 Y le dijo, Sal de tu tierra (tenía que ver con una tierra de la adoración de ídolos) y de tu parentela (en efecto, dice que ellos eran adoradores de ídolos también), y ven a la tierra que te mostraré (se refiere a la tierra de Canaán). 4 Entonces salió de la tierra de los Caldeos, y habitó en Harán (aproximadamente 1,050 kilómetros [700 millas] al norte de Ur de los Caldeos; él se quedó allí aproximadamente dos o tres años): y de allí, muerto su padre, le traspasó a esta tierra, en la cual vosotros habitáis ahora (la Tierra de Canaán). 5 Y (Dios) no le dio herencia en ella, ni aun para asentar un pie (quiere decir que Abraham personalmente nunca poseyó nada de la Tierra de Canaán, menos la “Cueva de Macpela,” que fue usado para un lugar de entierro para él y Sara [Gen. 23]): mas le prometió que se la daría en posesión, y a su simiente después de él (se refiere a la semilla de Isaac, no de Ismael [Gen. 17:19]), no teniendo hijo (para que todo esto se cumpliría, Abraham y Sara deben tener a un heredero, que ellos por último tenían en Isaac). 6 Y le habló Dios así (tiene que ver con la Profecía dada a Abraham por el Señor con respecto al futuro de su semilla), Que su simiente sería extranjera en tierra ajena (Egipto); y que los reducirían a servidumbre y maltratarían, por cuatrocientos años (la duración entera de la Dispensación de Promesa [Abraham a Moisés] era 430 años [Éx. 12:40; Gál. 3:14-17]; los 400 años de Gén. 15:13 y Hechos 7:6 deben ser calculados desde la confirmación de Isaac como la semilla cuando Ismael fue expulsado [Gén 21:12; Gál. 4:30]; esto era cinco años después del nacimiento de Isaac). 7 Más Yo juzgaré, dijo Dios, la nación a la cual serán siervos (habla de Egipto [Ex. 1:1-14; 31]): y después de esto saldrán y Me servirán en este lugar (los Hijos de Israel fueron librados de la esclavitud Egipcia y fueron dados la Tierra Prometida, a la cual Esteban se refiere como “este lugar”). 8 Y (Dios) le dio (a Abraham) el Pacto de la Circuncisión (se refiere al Convenio Abrámico de Gen. 12:1-3; 17:9-27, y no al Convenio Mosaico que continuaba con la Circuncisión, pero no la originó): y así Abraham engendró a Isaac, y le circuncidó al octavo día; e Isaac a Jacob, y Jacob a los Doce Patriarcas (expresa que sus hijos eran los Doce Jefes de las Tribus de Israel, y quiénes quedaron bajo el mismo Convenio de la Circuncisión). 9 Y los patriarcas, movidos de envidia, vendieron a José para Egipto (tenían envidia de él, en que él fue elegido por su padre Jacob para heredar la Primogenitura [I Crón. 5:1-2]): pero Dios estaba con él (¡los hombres gobiernan, pero Dios gobierna encima de todos!), 10 Y le libró de todas sus tribulaciones (no dice que no había aflicción alguna, sino que el Señor liberó a José de cada trampa puesta para él por Satanás), y le dio gracia y sabiduría en la presencia de Faraón, rey de Egipto; el cual le puso por Gobernador sobre Egipto, y sobre toda su casa (¡demuestra, en cambio, a un gobernador sabio!). 11 Vino entonces hambre en toda la tierra de Egipto y de Canaán (se refiere al hambre durante siete años), y grande tribulación: y nuestros padres no hallaban alimentos (todo esto fue orquestado deliberadamente por el Señor, a fin de que Su Plan sería llevado a cabo son respecto a la nación de Israel). 12 Y como oyese Jacob que había trigo en Egipto, envió a nuestros padres la primera vez (él envió a sus hijos). 13 Y en la segunda, José fue conocido de sus hermanos (se refiere a su segundo viaje a Egipto con José que los probaba [Gen. 45:1-28]); y fue sabido de Faraón cual era la parentela de José (ellos fueron presentados al Faraón, con José que buscaba permiso para que su familia viniera a Egipto). 14 Y enviando José, hizo venir a su padre Jacob (es simbólico de la Segunda Venida, cuando Israel por fin vendrá a Jesús), y a toda su parentela, en número de setenta y cinco personas (setenta y cinco almas; Esteban incluía a los cinco hijos de Manasés y Efraín; Gen. 46:27 y Deut. 10:22 menciona a las setenta personas que entraron en Egipto, pero no incluyeron a estos cinco). 15 Así descendió Jacob a Egipto, donde murió él y nuestros padres (mientras su vida y Ministerio estaban en Egipto, su corazón estaba en Canaán), 16 Los cuales fueron trasladados a Siquem, y puestos en el sepulcro que compró Abraham a precio de dinero de los hijos de Hamor de Siquem (se refiere a “Siquem” de Gen. 23:6-20; 33:19; 47:30; 49:29; 50:5; Ex. 13; 19; Jos. 24:32; estaba en Canaán).17 Mas como se acercaba el tiempo de la Promesa (El momento adecuado de Dios es tan importante como Su Promesa), la cual Dios había jurado a Abraham (la Promesa de Dios tiene que ver con la Tierra de Canaán dado a los Hijos de Israel), el pueblo (los Israelitas) creció y se multiplicó en Egipto, 18 Hasta que se levantó otro rey (otro Faraón) en Egipto que no conocía a José (¡quiere decir que este nuevo Faraón no tenía ningún respeto para el pasado de Egipto con respecto a José, y en consecuencia no tenía ningún respeto para el pueblo de José, los Israelitas!). 19 Este, usando de astucia con nuestro linaje, maltrató a nuestros padres (expresaba tal que fue permitido por el Señor, y con propósito y razón; si ellos hubieran sido tratados amablemente por este Faraón, ellos no hubieron deseado salir de Egipto), a fin de que pusiesen a peligro de muerte sus niños, para que cesase la generación (se refiere a la demanda hecha por Faraón que todos los bebés varones de los Israelitas sean matados cuando nacieron). 20 En aquel mismo tiempo nació Moisés (indica a otro paso en el Plan de Dios para la liberación de Israel), y fue agradable a Dios (describe la apariencia del niño), y fue criado tres meses en casa de su padre (correspondía al tiempo durante el cual que él fue escondido por sus padres, a fin de que él no sería matado como fue exigido por el Faraón de todos los varoncitos recién nacidos): 21 Más siendo puesto al peligro (se refiere al tiempo cuando él no podía ser escondido más), la hija de Faraón le tomó, y le crió como a hijo suyo (otra vez, fue orquestado por el Señor). 22 Y fue enseñado Moisés en toda la sabiduría de los Egipcios (muy educado), y era poderoso en sus dichos y hechos (Josefo dice que Moisés por último llegó a ser un General en el Ejército Egipcio, y derrotó a los Etíopes).23 Y cuando hubo cumplido la edad de cuarenta años (corresponde a los años que Moisés pasaba en la Corte del Faraón), subió en su corazón visitar a sus hermanos los Hijos de Israel (antes parece que él no estaba demasiado ocupado con la situación apremiante “de sus hermanos”). 24 Y como vio a uno que era injuriado, le defendió (el Espíritu Santo comienza a mover a Moisés en esta dirección), e hiriendo al Egipcio, vengó al injuriado (Moisés tenía el motivo correcto, pero lo sucedido era el camino incorrecto): 25 Pero él pensaba que sus hermanos entendían que Dios les había de dar salud por su mano (la estructura de esta frase aquí nos dice que el Señor trataba definitivamente con Moisés sobre la liberación de los Hijos de Israel; ¡sin embargo, la gente no estaba lista y tampoco Moisés!): mas ellos no lo habían entendido. 26 Y al día siguiente, riñendo ellos, se les mostró, y los ponía en paz (estos dos Israelitas estaban enojados el uno con el otro), diciendo, Varones, hermanos sois; ¿por que os injuriáis los unos a los otros? (Este interrogante producirá una respuesta que él no anticipaba.)27 Entonces el que injuriaba a su prójimo, le empujó (a Moisés), diciendo, ¿Quién te ha puesto por príncipe y juez sobre nosotros? (Como dicho, ni Moisés ni la gente estaban preparados aún para la liberación.)28 ¿Quieres tú matarme, como mataste ayer al Egipcio? (Claramente, Moisés no se dio cuenta que su asesinato del Egipcio ya era notorio; ¡sin embargo, él había sido visto!)29 A esta palabra Moisés huyó (Moisés daría cuenta muy pronto que Faraón también sabía y quedó enojado, luego Moisés huyó de Egipto [Ex. 2:14-15]), y se hizo extranjero en tierra de Madián, donde engendró dos hijos (sus nombres eran Gersom y Eliezer [Ex. 2:22; 18:3-4]).30 Y cumplidos cuarenta años (sólo requirió muy corto tiempo para sacar a Moisés de Egipto, pero cuarenta años para sacar Egipto de Moisés; ¡la carne muere con dificultad!), un Ángel le apareció en el desierto del Monte Sinaí, en fuego de llama de una zarza (era en efecto Dios Mismo que se apareció a Moisés [Ex. 3:2; 4:17]). 31 Entonces Moisés mirando (la zarza que ardía), se maravilló de la visión: y se llegó para considerar, fue hecha a él Voz del Señor (después de cuarenta años, el Señor ahora habla), 32 Yo soy el Dios de tus padres, y el Dios de Abraham, el Dios de Isaac, y el Dios de Jacob (en esencia dice que Él era El Mismo Quién les había hablado; también significa que estaban vivos en aquel mismo momento, en realidad en el Paraíso). Más Moisés, temeroso, no osaba mirar (Ex. 3:6). 33 Y le dijo el Señor (comienza un escenario que sólo se terminaría aproximadamente cuarenta años más tarde), Quita los zapatos de tus pies: porque el lugar en que estás es Tierra Santa (el quitar de los zapatos significó que Moisés abandonaba su posesión de todo; los esclavos no llevan puestos zapatos, y él, en efecto, sería un esclavo de Cristo, exactamente como Pablo). 34 He visto, he visto la aflicción de Mi pueblo que está en Egipto (Dios ve todo y sabe todo), y he oído el gemido de ellos (el gemido bajo la carga impuesta por los capataces Egipcios, que eran tipos de Satanás), y he descendido para librarlos (Él los liberó por medio del cordero matado y la sangre aplicada a los postes de la puerta, en esencia la Cruz; la Cruz es todavía la única manera de Liberación [Ex. 12:13]). Ahora pues, ven, te enviaré a Egipto (indica una de las comisiones más espantosas que jamás fue dada a cualquier hombre). 35 A este Moisés, al cual habían rechazado, diciendo, ¿Quién te ha puesto por príncipe y juez? (Esto precisamente tiene la intención por medio del Espíritu Santo por Esteban de mostrar que el Jesús que habían rechazado y habían crucificado era su único Salvador Presente y Eterno) a éste envió Dios por príncipe y redentor con la mano del Ángel que le apareció en la zarza (el Sanedrín era demasiado familiar con esto; sin embargo, ellos seguramente entendieron la implicación). 36 Este los sacó (se refiere a Egipto, pero tiene la intención de comunicar también la Liberación efectuada en cuanto a cada pecador creyente al momento de venir a Cristo), habiendo hecho prodigios y milagros en la tierra de Egipto (él manifestó Su gran Poder a Egipto, para que los Egipcios fueran sin excusa alguna), y en el Mar Rojo (tiene que ver con el mayor Milagro que jamás había sido realizado hasta aquel momento), y en el desierto por cuarenta años (¡demuestra la protección Divina de Dios para este período, aunque esto fuera Su Voluntad que sólo estarían allí aproximadamente dos años, por si acaso tanto tiempo!). 37 Este es el Moisés, el cual dijo a los Hijos de Israel (demuestra a Esteban que ahora presenta el hecho del Cristianismo, aunque no fuera llamado tal en aquel entonces), Profeta os levantará el Señor Dios vuestro de vuestros hermanos, como yo; a Él oiréis (señala directamente a Jesús como el cumplimiento de aquella Profecía dada por Moisés hace tanto tiempo). 38 Este es aquél (Moisés) que estuvo en la Congregación en el desierto con el Ángel que le hablaba en el Monte Sinaí (en realidad se refiere a Dios Mismo, Quien dio a Moisés la Ley), y con nuestros padres (¡se refiere al hecho que los Ancianos de Israel, debían ayudar a Moisés, pero mejor dicho, hicieron todo al contrario!): y recibió las palabras de vida se las transmitió (se refiere a la Ley de Moisés): 39 Al cual nuestros padres no quisieron obedecer (señala la historia de Israel, que por último condujo a su destrucción), antes le desecharon (si Dios no había intervenido, por lo menos varias veces, ellos habrían matado a Moisés), y se apartaron de corazón a Egipto (pone el dedo justo sobre el problema; sus “corazones” estaban todavía en Egipto, justo como los corazones de muchos Creyentes en la actualidad están todavía en el mundo), 40 Diciendo a Aarón, Haznos dioses que vayan delante de nosotros (señala el pecado que por último destruyó a Israel): porque a este Moisés, que nos sacó de tierra de Egipto, no sabemos qué le ha acontecido (¡mientras Dios preparaba grandes cosas para ellos, ellos se preparaban a adorar a los ídolos!). 41 Y entonces hicieron un becerro (era su ídolo), y ofrecieron sacrificio al ídolo (probablemente representaba a un Cordero, pero en tiempos por venir incluiría el sacrificio humano), y en las obras de sus propias manos se regocijaban (es todavía el problema en la actualidad, con la Iglesia poco deseosos de apoyarse únicamente en Cristo y lo que Él ha hecho en la Cruz; muchos prefieren una Salvación “de sus propias manos”).42 Y Dios se apartó, y los entregó que sirviesen al ejército del Cielo (se refiere al sol, la luna, y las estrellas); como está escrito en el Libro de los Profetas, ¿Me ofrecisteis víctimas y sacrificios en el desierto por cuarenta años, casa de Israel? (Mientras Israel ofrecía Sacrificios, no eran siempre ofrecidos a Dios. ¡“Me ofrecisteis” es enfático!)43 Antes, trajisteis el tabernáculo de Moloc (se refiere al nombre de la Deidad Amonita principal a quien los niños fueron ofrecidos por el fuego [Lev. 18:21; 20:2; Deut. 18:10; II Rey. 16:3; 26:6; 23:10; Jer. 19:5; 32:35]), Y la estrella de vuestro dios Renfán, Figuras que os hicisteis para adorarlas (era el dios Babilonico de las estrellas): Os transportaré pues, más allá de Babilonia (Esteban cita de Amos 5:25-27; sin embargo, él usó el nombre “Babilonia” mientras Amos usó el nombre “Damasco”; ambos eran correctos). 44 Tuvieron nuestros padres el tabernáculo del testimonio en el desierto, como había ordenado Dios (quiere decir que Dios les dio el “Tabernáculo” más los artículos de Vasijas Sagradas, a fin de que Su Pueblo pueda tener un modo de adorarlo), hablando a Moisés que lo hiciese según la forma que había visto (señala el diseño exclusivamente por el Señor, que quiere decir que Moisés no debía desviarse de aquel diseño). 45 El cual recibido, metieron también nuestros padres con Josué (Josué es la misma palabra Hebrea que se usa en el Nuevo Testamento en el Griego por Jesús) en la posesión de los Gentiles (se refiere a la Tierra de Canaán), que Dios echó de la presencia de nuestros padres, hasta los días de David (a un período de aproximadamente quinientos años; durante aquel tiempo, las victorias eran escasas); 46 El cual halló gracia delante de Dios (se refiere a David), y pidió hallar una morada para el Tabernáculo para el Dios de Jacob (se refiere al Arca del Pacto traído a Jerusalén, siendo abandonado durante aproximadamente setenta años [II Sam. 6:12; Ps. 132:6]). 47 Mas Salomón Le (Dios) edificó casa (los planos fueron dados a David, pero es Salomón, su hijo, quien construyó la casa). 48 Si bien el Altísimo no habita en Templos hechos de mano (se refiere a la oración ofrecida por Salomón en la dedicación del Templo [I Rey. 8:27]); como el Profeta dice (esta frase debería haber estado en el siguiente Versículo, porque esto habla de Isaías), 49 El Cielo es Mi Trono, Y la Tierra es el Estrado de Mis Pies (Dios es más grande y mayor que cualquier cosa): ¿Qué casa Me edificaréis? dice el Señor (el Templo debía ser simplemente una medida interina hasta que Cristo viniera): ¿O cuál es el lugar de Mi reposo? (Israel había venido al lugar donde ellos creyeron que el Templo era un fin en sí mismo. Ellos no lo vieron como un paso hacia una meta última. El “reposo” es encontrado sólo en Cristo [Mat. 11:28-30].)50 ¿No hizo Mi Mano todas estas cosas? (¿Él ha hecho el cielo y la Tierra y todo lo que en ellos hay, entonces, por qué querría Él limitarse totalmente a un pequeño edificio de la Tierra?)51 Duros de cerviz, e incircuncisos de corazón y de oídos (expresa a Esteban que usa el mismo lenguaje que Moisés cuando él comunicó la reprimenda de Dios a Israel [Deut. 10:16]), vosotros resistís siempre al Espíritu Santo: como vuestros padres, así también vosotros (todo lo realizado por Dios en la Tierra es por la Persona y Oficina del Espíritu Santo; resistir a Él es resistir a Dios, ya que Él es Dios; ellos resistieron a Él resistiendo al Plan de Dios, Quien y Lo que era Jesucristo). 52 ¿A cuál de los Profetas no persiguieron vuestros padres? (Esto es muy similar a aquello declarado por Cristo [Mat. 5:12; 23:30-31, 34-37; Luc. 13:33-34]) y mataron a los que antes anunciaron la venida del Justo (mataron a los Profetas que señalaron a Quien haya de venir, a saber a Jesús); del cual vosotros ahora habéis sido entregadores y matadores (no hay nada más fuerte que podría ser dicho con respecto a ellos; ¡qué diferente es de la mayor parte de la Predicación moderna!): 53 Que recibisteis la Ley (la Ley de Moisés) por disposición de Ángeles (representa las miríadas de Ángeles que estaban presentes y fueron usados para ayudar a entregar la Ley de Moisés a Israel [Ps. 68:17]), y no la guardasteis (¡contradecía sus afirmaciones!). 

LA RESPUESTA SUYA 

54 Y oyendo estas cosas, regañaban de sus corazones (se refiere a la profundidad a la cual el Espíritu Santo tomó las palabras de Esteban, que, en efecto, eran “las Palabras del Señor”), y crujían los dientes contra él (expresa su respuesta a Esteban y al Espíritu Santo). 55 Más él, estando lleno de Espíritu Santo (la segunda vez esto fue dicho de él [Hch. 6:5]), puestos los ojos en el cielo (quiere decir que Esteban vio algo en el Cielo que inmediatamente cautivaba su atención), vio la Gloria de Dios (él vio el Trono de Dios), y a Jesús que estaba a la Diestra de Dios (Cristo es por lo general presentado como sentado a la Mano Derecha de Dios [Heb. 1:3], pero aquí Él es visto de pie, como levantándose para dar la bienvenida a Su mártir Fiel y colocar en su cabeza la Corona de Vida), 56 Y dijo, He aquí, veo los Cielos abiertos (manifiesta a Jesús en Su Gloria como Dios, como el Cielo se había abierto para ver a Jesús en Su humillación en la Tierra como Hombre [Jn. 1:51]), y al Hijo del Hombre que está a la Diestra de Dios (indica Su lugar legítimo en virtud de Sus logros y exaltación a la Gloria original [Jn. 17:5; Ef. 1:20-23; Fil. 2:9-11; Heb. 1:3-4]).57 Entonces ellos (los miembros del Sanedrín) dando grandes voces (si ellos hubieran pedido a gritos en Arrepentimiento, el futuro de Israel pudiera haber sido drásticamente cambiado para bien), se taparon sus oídos (quiere decir que ellos ya no desearon oír nada de lo que él quería decir), y arremetieron unánimes contra él (todo el liderazgo religioso de Israel era culpable), 58 Y echándolo fuera de la ciudad, le apedreaban (era su respuesta a la súplica a Dios para sus almas): y los testigos pusieron sus vestidos a los pies de un joven (quitaron su ropa exterior para ser libres para poder lanzar piedras a su víctima con mayor fuerza) que se llamaba Saulo (expresa la primera mención de este hombre que tendría el mayor impacto positivo en el Cristianismo que cualquier otro ser humano que jamás vivió; la muerte de Esteban, sin duda, jugaba un papel en la conversión posterior de Pablo). 59 Y apedrearon a Esteban, invocando él (presenta una ofensa monstruosa de parte de sus asesinos; debemos recordar, que él fue asesinado por los líderes religiosos de Israel) y diciendo, Señor Jesús, recibe mi espíritu (demuestra a Esteban que daba Adoración Divina a Jesucristo en la forma más sublime, y en el momento más solemne de su vida). 60 Y puesto de rodillas, clamó a gran voz, Señor, no les imputes este pecado (lo manifiesta muriendo sobre sus rodillas, sin malicia alguna hacia sus asesinos). Y habiendo dicho esto, durmió (demuestra el cuerpo quedándose dormido, mientras su alma y espíritu al instante se fueron para estar con Jesús; debido a lo que Jesús hizo en la Cruz; la muerte es contemplada ahora como simplemente estar dormido).

No comments yet»

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: